• 7 octubre, 2022 3:19 am

En huelga de hambre 480 reclusos del Retén de San Carlos en Colón

Califica Estopost
COLÓN.- Este miércoles unos 480 reclusos del Retén de San Carlos ubicado en el municipio Colón, estado Zulia, se declararon en huelga de hambre.

A través de un video publicado por la ONG Una Ventana a la Libertad, los reclusos del Retén de San Carlos, informaron sobre la medida de protesta que calificaron como pacífica.
Detallan que a la huelga de hambre se unieron más de 400 reclusos de los pabellones A, B, C, además de las mujeres recluidas en el Retén.
Explican que los organismos competentes no les han dado respuesta a las necesidades que tienen en el retén, en torno al suministro de alimentos y sobre las exigencias en torno a los casos de tuberculosis, así como del inicio de sus juicios.
Sin respuestas
Recientemente la ONG informó que los reclusos estaban denunciando que no cuentan con medidas de bioseguridad  y que conviven enfermos y sanos en el Centro de Arrestos y Detenciones Preventivas de San Carlos de Zulia.
Tras la protesta efectuada, el 23 de abril de 2022, donde aseguraban una “epidemia de tuberculosis” en el penal, los privados de libertad aseguraron que no han recibido respuestas ni medicamentos.

Uno de los detenidos del pabellón C se atrevió a tomar unas fotografías y explicar cuál es su situación actual. Es el patio más pequeño del retén, diseñado para unos 60 internos y en la actualidad conviven 107, según publicó en twitter Una Ventana a la Libertad.

“Hay como 20 TBC y otros con diferentes enfermedades, no sabemos ni qué tienen. Peligramos todos los que estamos aquí. Yo no comparto nada con nadie para evitar cualquier tipo de enfermedad”.

Según comenta el recluso, por lo estrecho del área se ven obligados a permanecer uno del lado el otro. “Uno de los enfermos pesaba más de 90 kilos y ahorita no llega a 50.  Otro lo vemos escupir la sangre casi encima de nosotros y no hay intención de aislarlo”.

Los privados de libertad han escuchado propuesta de la Secretaría Regional de Salud y de la Comisión Presidencial para la Revolución Judicial. Pero todos piden tiempo, que los esperen, que buscarán una alternativa, una manera de mejorar la situación, pero aún no dan respuesta, explica la ONG en la publicación.
“Por lo menos que los saquen de cada patio y los aíslen. Eso nos haría sentir un poquito más seguros”, acotó uno detenido.