• 7 octubre, 2022 3:03 am

Guardiola y Klopp, los reyes de la Premier League

Califica Estopost

Jürgen Klopp es el entrenador que más veces ha ganado a Pep Guardiola. A su vez, el del Manchester City es el que más veces ha ganado al del Liverpool.

Fueron dos llegadas diferentes. El primero en aterrizar en Inglaterra fue Jürgen Klopp, en mitad de temporada. Un fichaje improvisado por una banda, uno tremendamente planificado en la otra. En Manchester estaban ya varios de los hombres de confianza con los que Guardiola había trabajado previamente en Barcelona. Nadie acertó a predecir el impacto que Klopp y Guardiola tendrían en la Premier League en las siguientes temporadas. Que Antonio Conte ganase la liga en su estreno en el banquillo del Chelsea no ayudó a ver venir el dominio que impondrían Liverpool y Manchester City.

 

Guardiola heredó un vestuario con figuras importantes como Pablo Zabaleta, Vincent Kompany o Yaya Touré. Históricas en el este de Manchester. Pero futbolistas, al fin y al cabo, en el ocaso de sus carreras. En su debut, Pep logró un tercer puesto en liga. La 2016-17 fue la primera campaña en blanco de su carrera. Su juego de posesión, sus sistemas y su visión no funcionarían en la Premier League. Se dudó en un primer instante de la capacidad del catalán para seguir cosechando éxitos, esta vez en Inglaterra. Quizá la salida de Joe Hart no ayudase. El otrora capitán del Manchester City se quedó sin hueco en la plantilla cityzen de la noche a la mañana y tuvo una salida mucho menos celebrada que la de otros futbolistas de su generación (véase las despedidas a Zabaleta o más recientemente la de Sergio Agüero).

“He firmado por tres años y quiero estar aquí tres años, y el que viene jugar mejor”. Pep Guardiola tuvo la última palabra. Y respondió la campaña siguiente previo paso por caja. En verano llegaron Kyle Walker, Bernardo Silva y Ederson entre otros. Aymeric Laporte lo hizo en invierno, y en primavera conquistaban la Premier League con cifras tan vistosas como el juego que mostraron sobre el césped: 100 puntos (19 de ventaja sobre el segundo clasificado, el Manchester United), 106 goles a favor y 27 en contra, 32 victorias y solo dos derrotas. El primer galardón de Guardiola en Inglaterra fue la Copa de la Liga, un título que ganó por primera vez en aquella 2017-18, y que defendió con éxito durante las tres temporadas siguientes.

 

Contento con lo obtenido, el Manchester City apenas modificó su plantilla. Solo incorporó a Riyad Mahrez, por 67 millones de euros. Los celestes mejoraron los resultados de la campaña anterior, con la filosofía y el estilo de Pep Guardiola completamente interiorizado. Ganaron nuevamente la Premier League y la Copa de la Liga, y el técnico catalán añadió también la primera FA Cup a su palmarés. El Liverpool cosechó 97 puntos en liga aquel curso. Se quedó a uno del título. A un punto o a once milímetros. Esa fue la distancia que faltó para que la pelota rebasase la línea en un duelo directo entre rojos y celestes en el Etihad Stadium. Enero de 2019. El Liverpool aventajaba en siete puntos a los celestes después de jugar 20 jornadas sin perder. Lo hicieron aquel día. John Stones se lanzó con todo para desviar un disparo de Sadio Mané. Llegó con un margen de, ya lo saben, once milímetros. El City ganó aquel partido y 16 de los restantes 17 para revalidar el título de Premier League. Ningún equipo había sido capaz desde que el Manchester United de Sir Alex Ferguson fuera campeón en tres consecutivas, entre la 2006-07 y la 2008-09.

Se quedó cortó en liga el equipo de Jürgen Klopp, pero vencieron al Tottenham por 2-0 en Madrid para conquistar Europa. Al igual que en el Etihad, pero con un presupuesto ligeramente menor, en Anfield también andaban regenerando un equipo que también asimilaba la personalidad y el carácter de su entrenador. En el verano de 2016 Mané llegó procedente del Southampton por 41 millones de euros, Georginio Wijnaldum hacía lo propio de un descendido Newcastle United por 27 y medio, y Joel Matip aterrizaba con la carta de libertad después de terminar su contrato con el Schalke 04. Una campaña después, en la 2017-18, llegaron dos piezas clave: Mohamed Salah y Virgil

Van Dijk

Fue el nacimiento del tridente Mané-Firmino-Salah y el final de un quebradero de cabeza de Klopp. La defensa no estaba a la altura del ataque, pero el central neerlandés llegó y solventó la situación. Su trabajo y su presencia permitió que los laterales gozarán de más libertad, y Trent Alexander-Arnold acababa de subir a un equipo que también había incorporado a Andrew Robertson, procedente del Hull City. Después de una decepcionante final de Champions en Kiev frente al Real Madrid, Alisson llegó a Liverpool. La guinda al pastel.

Después de ganar la Liga de Campeones, Jürgen Klopp hizo que a orillas del río Mersey celebrasen un título de liga 30 años después. Aunque la fiesta no fue tal. La irrupción del COVID-19 interrumpió la campaña durante algunos meses y evitó que la afición scouser saboreara aquel éxito en las calles de su ciudad. Jordan Henderson levantó el trofeo de la Premier League rodeado de sus compañeros, pero solitarios frente a The Kop, la grada más animosa de Anfield, completamente vacía.

Liverpool y Manchester City terminaron de liquidar el Big Six y convirtieron la liga inglesa en un duopolio. Con equipos tan memorables como el Arsenal de Wenger o el Manchester United de Alex Ferguson. Generando un impacto en el fútbol de las islas. Inglaterra se resistía a creer en la presión avanzada de Jürgen Klopp y en el uso de la pelota que hacía Pep Guardiola, pero terminó rindiéndose a ambos. Al igual que hicieron los dos entrenadores, que añadieron características de su rival a su propio sistema sin perder su idiosincracia. El juego de Klopp ya no es tan directo como en sus primeros años en Anfield, e incluso cuenta con un exdiscípulo de Pep Guardiola orquestando el centro del campo: Thiago Alcántara. El City ahora trata de llegar antes al área, presionando con una defensa adelantada e imprimiendo un ritmo más veloz.

Pese al éxito, y gracias a la presión que el Liverpool ejerce sobre el City y viceversa, ninguno de los entrenadores se ha dormido en los laureles. Ninguno de estos proyectos parece estar llegando al final del título, y las aficiones de ambos equipos tienen motivos para ser optimistas de cara al futuro. Tanto Jürgen Klopp como Pep Guardiola han ido renovando sus plantillas como hicieran a su llegada a la Premier League. Ibrahima Konaté, Luis Díaz y Diogo Jota son presente y futuro de la zaga y del ataque del Liverpool. Phil Foden hace de David Silva, Rodri de Fernandinho y Rúben Dias de Vincent Kompany. El dominio de ambos entrenadores en Inglaterra es indiscutible.

Los ‘cocos’ de Guardiola y Klopp

Andan ambos entrenadores debatiendo quién es el mejor como una pareja de adolescentes lo hace para ver quien cuelga. Lo que no admite discusión es que Pep Guardiola y Jürgen Klopp son dos referentes a nivel mundial. Se reparten títulos, y aunque el del City ha gozado de más éxito a nivel nacional (ha ganado cuatro ligas y ocho copas), mientras el del Liverpool lo ha tenido en Europa, conquistándola en 2019.

Los márgenes son finísimos. En la 2018-19, John Stones se lanzó con todo para desviar un disparo de Sadio Mané. Llegó el central cuando a la pelota le faltaban once milímetros para cruzar la línea de gol. Al remate el City ganó aquel partido y aquella liga pese a que aquella fuese la única derrota del Liverpool aquella temporada. La rivalidad de ambos entrenadores les ha empujado a seguir buscando maneras de superar al otro, a seguir mejorando, y a dejar al resto de técnicos y de equipos a una distancia prudencial.

De hecho, nadie le ha ganado más partidos a Pep Guardiola que Jürgen Klopp. Nueve. Los mismos que le ha ganado al ex del Barcelona y el Bayern al ex del Borussia Dortmund. Uno es el ‘coco’ del otro, y viceversa. Klopp venció en el primer envite, la Supercopa alemana de la temporada 2013-14. Aquel curso se midieron otras tres veces, con sendos 0-3 visitantes en liga y una victoria del Bayern en la final de copa. Se enfrentaron ocho veces en dos temporadas en Alemania, con cuatro triunfos para cada uno.

En Inglaterra quien manda es Pep. El catalán se ha impuesto cinco veces, conquistando tres ligas y cinco copas (dos League Cup y una FA Cup). Con Klopp en el banquillo, el Liverpool ganó la primera Premier League de su historia y el primer título de liga en 30 años. Y una copa. Bajo la tutela del alemán, el éxito ha llegado en el ámbito internacional, a su vez la cuenta pendiente de Guardiola. Jürgen Klopp ha ganado la Liga de Campeones, una Supercopa de Europa y un Mundial de Clubes con los de Anfield.

Fuente: As.com