• 29 septiembre, 2022 2:58 am

Revelan fotografías de una de las víctimas de la masacre ocurrida en la auto norte de Bogotá

Califica Estopost

Leidy Alejandra Betancourt Quintana fue velada a las 3 de la tarde el pasado lunes 22 de agosto en la sala 6 de la funeraria Los Olivos, sede Palermo, en la ciudad de Bogotá. La mujer fue una de las víctimas de la masacre ocurrida la noche del jueves 18 de agosto en la autopista norte.

Según investigaciones preliminares, Betancourt sería la compañera sentimental de Juan Carlos Useche Rubiano, el expolicía que también apareció asesinado dentro la camioneta blindada marca Toyota Prado de placas CJE-825 y quien sería el objetivo del ataque sicarial de esa madrugada.

Useche tenía antecedentes por porte ilegal de armas y concierto para delinquir y había sido sacado de la Policía en 2006 por tener procesos penales en su contra. El otro muerto, Eliyer José Perozo, de nacionalidad venezolana, quien también tenía varios antecedentes en su prontuario.

En el lugar equivocado

Familiares y amigos de Leidy Alejandra prefieren guardar silencio respecto a su muerte, pero todos aseguran que ella no tenía antecedentes penales ni se ha demostrado que haya tenido relación con los negocios ilícitos de su pareja sentimental, por quien efectivamente iban los asesinos.

Incluso, las autoridades han sido claras al decir que Betancourt no tenía cuentas pendientes con la justicia y que su capital y sus dos negocios están libres de dinero sucio. El desenlace fatal de esta mujer se dio, tristemente, por una mala jugada del destino. Estaba en el lugar equivocado.

La mujer fue hallada con un fulminante disparo en la parte izquierda de la cabeza. Su cuerpo estaba a pocos metros del de Useche, su pareja sentimental, en el baúl de la camioneta. Su vida acabó a mano de unos criminales que decidieron asesinarla con la intención de no dejar testigos.

La investigación de las autoridades sostiene que Leidy Alejandra la recogió su novio en la mañana de ese jueves en su casa, ubicada en el sector de Lombardía (en Suba). Posteriormente fueron hasta una droguería en Colina Campestre a que ella comprara algunos medicamentos.

La última imagen que tienen los investigadores y familiares de Leidy es de ella es bajándose del carro e ingresando a la droguería. Dos minutos después, se ve que sale y se sube en el puesto del copiloto. Horas más tarde apareció envueltas en bolsas de basura y con disparos mortales.

Según el diario El T9iempo, las exequias de Leidy fueron el pasado lunes a las 3 de la tarde en la iglesia Espíritu Santo, ubicada en la calle 39 con 17. A la ceremonia asistieron cerca de 40 personas que llegaron en camionetas BMW, Toyota, Hyundai y motos DT de 125 centímetros cúbicos.

Para Betancourt, su pareja era prestamista en la zona y también comerciante, pues tenía estos negocios como fachada. Dicen que ella jamás sospechó que estuviera en peligro al lado de Useche, pues este nunca le manifestó que estuviera amenazado y menos que hubiera estado detenido en La Picota.